Problemas para cruzar la línea media, ¿retraso en el aprendizaje?

Cruzar la línea media, ¿es fase crucial en el proceso de aprendizaje?

En este post, te queremos explicar qué significa esta fase y cómo podemos saber si está influyendo o no en el aprendizaje y desarrollo de un niño.

Cruzar la línea media

Todo tiene su origen: los Reflejos Primitivos. Cada fase tiene su periodo y tiene su importancia.

Para este contenido, tenemos que hablar de un reflejo en concreto, el reflejo tónico asimétrico. En el bebé, cuando gira su cabeza a un lado, el brazo y la pierna de ese lado se estiran, mientras que el otro lado se flexiona. Pero este reflejo debe integrarse, debe finalizar su acción, a los seis meses.

Entonces, ¿qué pasará si después de los seis meses, sigue activo?

Es ahí donde nos encontramos problemas para cruzar la línea media, para hacer movimientos cruzados del cuerpo.

Pero no sólo eso, este reflejo prepara la coordinación entre los dos ojos o la habilidad para seguir un objeto con sus ojos, entre otras habilidades.

Cruzar la línea media en bebés

Pensarás: “¿qué pasará si después de los seis meses, sigue activo este reflejo?”

Es ahí donde nos encontramos problemas para cruzar la línea media, para hacer movimientos cruzados del cuerpo.

Pero no sólo eso, este reflejo prepara la coordinación entre los dos ojos o la habilidad para seguir un objeto con sus ojos, entre otras habilidades.

Bien pero, ¿de qué trata cruzar la línea media y qué problemas crea?

Se refiere a cuando un bebé es capaz de hacer con su mano derecha, tareas que están en el lado izquierdo de su cuerpo, o que las dos manos de su cuerpo trabajen a la vez.

Esto es importante, es esencial. Cuando se está cruzando esta línea, se están creando conexiones entre los dos hemisferios cerebrales, aprendiendo y cogiendo experiencias para la edad adulta (en próximos post, hablaremos de la importancia de estas conexiones).

Cruzar la línea media y las conexiones hemisféricas

Y si así, ¿qué signos vemos cuando crecen?

Observamos problemas para calcular distancias (“¡Se choca con todo!”), dificultades para montar en bicicleta… ¿Y académicamente? Muchos problemas para la escritura, para unos correctos movimientos oculares e incluso, nos podremos encontrarnos pobre atención visual.

Otro de los signos más característicos es la forma de andar, el modo de caminar. Estos niños suelen andar en amblar, es decir, adelantando el brazo y la pierna del mismo lado y ya sabéis por qué… caminar con pierna y mano contraria es CRUZAR LA LÍNEA MEDIA.

Una vez explicado su importancia, queremos hacerte un regalo por tu interés en nuestro contenido: 3 ejercicios para cruzar la línea media.

Guía Gratuita: Cruzar la línea media
2018-06-22T17:44:02+00:00